20 julio, 2006

Sónicos

De paseo por Canopus, rayos estelares empezaron a guiarme nuevamente hacia el planeta azul. Según mis cálculos, habré llegado aproximadamente el jueves por la noche. Ciertas luces se percibían mientras iba descendiendo a mi ciudad, y el cometa -al que me había trepado a mitad de camino- me dejó en un microestadio donde había algo de brillantina e intenciones de glamour. No llegué a tiempo para escuchar a quienes tocaron antes de la banda principal, y ésta recién empezaba a sonar. Los presentes se iban enfervorizando a medida que pasaban las canciones. Eso le daba un clima favorable al show, en el que ya hacia el final se sintió el contagio haciendo efecto en las ganas de cantar, saltar y aplaudir. Pero no sé si era el entusiasmo por seguir deambulando de estrella en estrella o si me habían afectado los hermosos sonidos que traía en mis oídos después de varios días de rondar por el espacio: el caso es que había algo en el lugar que no estaba muy bien. Lo que debían ser temas pegadizos y claros por momentos se convertían en una bola de ruido que no permitía distinguir instrumentos ni voces ni melodías. Lo que debía ser una fiesta general parecía un show frío que me sonaba ajeno. Algo no me convenció. Bueno, en realidad recuerdo que esa banda nunca me convenció en vivo. Y me gustan mucho algunas de sus canciones. Pero no les creo nada cuando los veo arriba del escenario. Tal vez deba probar nuevamente con el sonido de las estrellas.

3 Comentarios:

Anonymous Fede dijo...

Te extrañamos mucho. No viajes a lugares extraños.

11:34 p. m.  
Anonymous Javier dijo...

El recital de los Baba en la plata me lo perdí. Una lástima. ¿Tocaron bien?

9:38 p. m.  
Anonymous mari dijo...

El sonido no estuvo tan bueno pero no se puede decir que el show en general no estuvo bien. Dárgelos bailó, saltó, habló con la gente incluso. Carca estuvo como parte de la banda. El problema es que a mí generalmente me sucede lo mismo cuando los veo: no me entusiasman. Y hay muchas canciones que me parecen impresionantes, y me encanta ir a los recitales a bailar y cantar. Pero con los Baba, es un raro, extrañísimo caso en el que sigo prefiriendo escuchar los discos y bailar con sus canciones en las fiestas.

5:15 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal